Retracción de las encías
Cuando nos sentimos sanos, nos vemos mejor. Es decir, la salud es belleza, por eso algunos problemas aparentemente estéticos son consecuencia de enfermedades, hábitos perjudiciales o un mal funcionamiento de nuestro organismo. La retracción de las encías o retracción gingival es un ejemplo de ello. Esta patología, que consiste en una pérdida de encía o hueso que deja al descubierto parte de la raíz de los dientes, no sólo tiene consecuencias estéticas. ¿Cuáles son sus causas y qué problemas puede acarrearnos? ¿Puede curarse?

Las encías tienen generalmente un color rosa pálido y forman un sellado que protege al hueso y demás tejidos que sujetan los dientes. Nos sirven, por tanto, como defensa frente al exterior, pero también les hemos dado un fuerte significado estético, hasta el punto de existir lo que se conoce como estética rosa, que tiene en cuenta la posición de las encías, su exposición al sonreír, su contorno alrededor de los dientes y el color.

Aunque muchos consideren que la retracción de las encías es simplemente una señal de envejecimiento, no es así. Pese a ser más común en los adultos –a partir de los 40 años–, se trata de un proceso lento y gradual que podemos sufrir a cualquier edad por distintas causas y que hace que tanto la encía como el hueso que cubren la raíz del diente se retraigan, provocando que el diente parezca más largo y, por tanto, que la estética de nuestra sonrisa se vea muy afectada. Pero hay más. Sus otras consecuencias son: 

    • Sensibilidad dental. La raíz del diente que ha quedado expuesta es muy sensible a los cambios de temperaturas al ingerir alimentos.

       

    • Mayor riesgo de caries dental. El cemento de la raíz es muy susceptible y su restauración muy compleja.

¿Por qué se retraen las encías?
Las causas de la retracción de las encías son variadas e incluso suelen estar relacionadas entre sí. Las principales son:

    1. Cepillado agresivo. Si apretamos demasiado el cepillo de dientes o nos cepillamos con una frecuencia excesiva, los tejidos de las encías pueden inflamarse y provocar retracción. Es importante saber que el cepillo limpia por barrido, no es necesario presionarlo con fuerza. Además, en el mercado podemos encontrar cepillos eléctricos con una función que reduce las revoluciones cuando detectan que apretamos en exceso e, incluso, nos avisan con sonidos.
    2. Gingivitis o periodontitis. Las enfermedades de las encías provocan inflamación por la acumulación de placa bacteriana. Si no las tratamos a tiempo, producen recesión gingival.  
    3. Maloclusión o malposición dentaria. Un contacto incorrecto entre las arcadas superior e inferior o una mala alineación de las piezas dentales pueden hacer que las encías se retraigan.
    4. Ortodoncia. A veces, un efecto no deseado de la ortodoncia es la recesión o retracción de la encía, sobre todo en pacientes con encías delicadas.
    5. Bruxismo (apretamiento involuntario de dientes).
    6. Piercings. Según estudio publicado en Dental Traumatology, más de un tercio de los portadores de piercings en la boca experimenta recesión gingival. Otro estudio aparecido en Journal of Periodontology precisa además que tal retracción empieza a apreciarse a partir del segundo año de la colocación del piercing.

¿Puedo hacer que las encías vuelvan a su estado original?
Lamentablemente, la encía no vuelve a crecer, por lo que para corregir el defecto estético y sus consecuencias es necesario hacer un injerto gingival. Para ello es necesario eliminar antes el factor causal, es decir, aquello que provoca que nuestras encías se estén replegando. Nuestro dentista, tras analizar la causa y el estado de la recesión, podrá proponernos el tratamiento más adecuado.

Por lo general, se realizan técnicas de microcirugía periodontal que permiten el cubrimiento de la encía a través de la reutilización de tejidos del propio paciente o de un biomaterial conocido como matriz dérmica acelular (biomaterial).

Cuanto antes detectemos recesión, mejor pronóstico lograremos. Las encías son el marco que rodea nuestros dientes y juntos componen el cuadro de nuestra sonrisa. Si una de las dos partes falla, nuestra obra de arte quedará incompleta.

|Fotografía principal: Alex|

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Bucca sana

Bucca sana

‘Bucca Sana in Corpore Sano’ es el deseo de acercar la salud bucodental a todos; un compromiso de Clínica Enrile por difundir los beneficios que están detrás de una boca sana.