Consejos para reducir la inflamación de las encías
La inflamación, al igual que el dolor, no es algo tan negativo como parece: es una señal que nos alerta de que algo va mal para que podamos ponerle remedio a tiempo. Las enfermedades periodontales o de las encías son enfermedades inflamatorias crónicas que afectan al hueso y a los tejidos alrededor de los dientes. Esta reacción inflamatoria es la forma que tiene nuestro cuerpo de eliminar las toxinas liberadas por las bacterias que viven en los dientes y encías. Sin embargo, cuando la inflamación perdura en el tiempo o se vuelve demasiado fuerte, comienzan a descomponerse los tejidos alrededor de los dientes, incluyendo las encías y el hueso de soporte, lo que puede causar movilidad en las piezas dentales e incluso que estas terminen cayéndose.

Afortunadamente, nuestro dentista puede ayudarnos a reducir la inflamación de la enfermedad periodontal a través de tratamientos tales como el raspado y el alisado radicular, que eliminan las bacterias de la bolsa periodontal. Sin embargo, también podemos reducir la inflamación de las encías nosotros mismos, desde casa, siguiendo tres sencillos consejos: 

  1. Incluye ciertos alimentos en tu dieta. La ciencia ha demostrado que existen varios alimentos capaces de reducir los niveles de inflamación:
    • Alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, como la grasa de peces de agua fría (salmón, atún, sardina, arenque…) y las nueces. Nuestro organismo no es capaz de producir estos ácidos por sí mismo, de ahí que sea tan importante incluirlos en nuestra dieta, ya que también son esenciales para el metabolismo y la función del cerebro.
    • El té verde, que también contiene antioxidantes, reduce el riesgo de enfermedad de las encías y de enfermedad cardiovascular al reducir la inflamación en el cuerpo.
    • El tomate es un alimento rico en licopeno, un potente antioxidante que le aporta su color rojo. Según British Journal of Nutrition, la ingesta diaria de un vaso de 330 mililitros de zumo de tomate durante 20 días reduce los niveles de ciertos compuestos inflamatorios. 
  1. Haz ejercicio regularmente. Las personas que mantienen un peso corporal saludable y hacen ejercicio regularmente han demostrado una menor incidencia de enfermedad periodontal. Sin embargo, aunque el ejercicio moderado puede ayudar a reducir la inflamación en nuestro cuerpo, la práctica de ejercicio (correr una maratón, por ejemplo) en realidad puede aumentar la inflamación sistémica. Por tanto, no es aconsejable realizar ejercicio cuando ya tenemos alguna inflamación, sino que se trata de una medida preventiva. 

  1. Cuida tu higiene bucodental. Cuando nos cepillamos los dientes y usamos el hilo dental, estamos eliminando las bacterias en los dientes y en las encías, es decir, estamos erradicando el origen de la inflamación. Además, debemos visitar a nuestro dentista para hacernos las limpiezas regulares y para que pueda realizar una evaluación integral periodontal.  

| Fotografía: Brandon Heyer |

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Dr. Francisco Enrile

Dr. Francisco Enrile

Dr. Francisco J. Enrile de Rojas
Doctor en Medicina y Cirugía.
Médico especialista en Estomatología
Posgrado universitario en Periodoncia e Implantología
Clínica Enrile

Página web autor