Consejos de higiene para personas con ortodoncia
Te has decidido, ya tienes puestos tus aparatos de ortodoncia fija y tu nueva sonrisa está en camino. Pero, mientras llega, hay algo que no puede faltarte: una buena higiene bucodental. Aunque los brackets y los arcos la dificultan un poco, es precisamente en este momento cuando más exigentes debemos ser con nuestra higiene porque de ella dependerá que nuestro tratamiento ortodóntico consiga sus resultados en tiempo y forma. ¿Qué pautas de higiene debemos seguir si tenemos ortodoncia fija? ¿Qué herramientas y productos son necesarios y cuáles secundarios?

Los brackets, esas pequeñas piezas metálicas pegadas a cada diente, y los arcos de metal que los unen son elementos que retienen fácilmente restos de comida en la boca. Si no los eliminamos correctamente corremos el riesgo de sufrir, por ejemplo, caries o inflamación en las encías por la acumulación de placa, dos contratiempos que, además de ser un riesgo para la salud, alargarían el tratamiento de ortodoncia pondrían en riesgo los resultados.  

Es fundamental, por tanto, extremar nuestra higiene bucodental cuando llevamos aparato, especialmente cuando es fijo. Para ello, vamos a darte tres consejos: 

Consejo 1: Pregunta a tu ortodoncista
Siempre es bueno aprender de los mejores, y en este caso el mejor, el especialista, es tu ortodoncista. Nadie mejor que él para enseñarte a realizar una buena higiene bucodental con aparatos. Pídele que te haga una demostración práctica en la consulta y que te muestre la técnica que mejor se adapte a tus necesidades y a las características de tu aparato. Muchos de los pacientes que recurren a la ortodoncia han pasado previamente por un tratamiento para las encías; si es tu caso, seguro que tu dentista ya te dio algunos trucos de higiene que ahora puedes seguir poniendo en práctica.

Consejo 2: El cepillado y la limpieza interdental, obligatorios
Cepillo de dientes, seda dental, cepillos interproximales, pastas especializadas, colutorios, irrigadores bucales, reveladores de placa… A menudo la publicidad nos bombardea con demasiados productos y terminamos confundiendo lo necesario con lo secundario. Lo realmente necesario para cumplir con una buena higiene si llevamos ortodoncia es: 

    • Cepillado de dientes. Debemos cepillarnos los dientes tres veces al día durante al menos 2 minutos, prestando especial interés en el cepillado de antes de acostarnos. Elige un cepillo de cabezal pequeño, de dureza suave o media. Si quieres, puedes optar por uno específico de ortodoncia, con forma de “V”, adaptado a la fila de brackets, pero realmente puedes utilizar cualquiera, incluidos los eléctricos.

      Antes de comenzar, retira los elásticos y partes extraíbles de tu aparato (en caso de que los tenga). Luego limpia los dientes de uno en uno, de forma suave, tanto en las caras internas como externas, y no olvides cepillar el paladar y la lengua. Haz siempre mucho hincapié en la zona que está entre los brackets y la encía, que suele ser la zona más compleja de mantener limpia.

    • Limpieza interproximal. Tras el cepillado, nuestra higiene bucodental aún está a medias. Para completarla debemos limpiar los pequeños huecos que quedan entre brackets, dientes y arcos. Para ello, utilizaremos cepillos interdentales o soft picks, que tienen tamaños muy pequeños para llegar a todos los recovecos, y seda dental. Si no logras insertar el cepillo interdental ni emplear la seda en algunas zonas, aún puedes emplear un hilo conocido como “super floss”, cuya principal característica es que cuenta con un extremo rígido que, con cierta habilidad, te permitirá acceder al espacio interdental. La limpieza interproximal debemos hacerla al menos una vez al día.

Consejo 3: Herramientas complementarias que pueden ayudarte
Aunque el cepillado y la limpieza interproximal son generalmente suficientes para desempeñar una correcta higiene bucodental en las personas con ortodoncia fija, existen otras herramientas complementarias que pueden ayudarnos a tener una salud oral aún mejor, como son los colutorios o enjuagues bucales, para reforzar la lucha bacteriana; los irrigadores bucales, para llegar a los lugares de difícil acceso; y los reveladores de placa, para comprobar fácilmente qué zonas hemos cepillado bien.

A estos consejos de higiene debemos añadir ciertos cuidados en la alimentación. El azúcar, los dulces y aquellos alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (almidón) deben estar limitados ya que se adhieren a los dientes fácilmente y causan caries. Del mismo modo, debemos evitar morder alimentos duros o pegajosos. Mantener una buena higiene bucodental nos ayudará a optimizar el tratamiento de ortodoncia y evitar contratiempos que lo puedan complicar. ¡Ya queda  menos para tu nueva sonrisa!

|Fotografía: Drew Herron|

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Dr. Adrián Carbajosa

Dr. Adrián Carbajosa

Dr. Adrián Carbajosa Fernández
Odontólogo
Especialista en Ortodoncia
Clínica Enrile

Página web autor