CONSULTA:

Hola:

Resulta que hoy me empezó a doler una muela y me di cuenta de que se mueve. Esta muela floja está al lado de una que se me cayó porque tenía una caries y nunca fui al dentista por eso, y ahora ésta está floja y no quiero perderla.

Hace dos meses que fui mamá y nunca pude asistir a mis sesiones de dentista. No sé si el embarazo influirá. La cosa es que pedí hora en el dentista, pero no me la han dado hasta dentro de dos meses y no sé qué hacer. No quiero que empeore.

Ayuda, por favor.

Nayareth.

RESPUESTA:

Hola, Nayareth:

Para responderte con exactitud, tendríamos que realizarte previamente un diagnóstico para conocer la causa de la movilidad de tu muela y el estado en el que se encuentra. No obstante, por lo que nos cuentas, podemos darte una orientación aproximada.

Probablemente hayas escuchado en alguna ocasión el dicho popular “Cada embarazo cuesta un diente”. Ahí algo de cierto en esta afirmación. Por supuesto, estar embarazada no tiene por qué suponer la pérdida de dientes, pero sí es cierto que puede darse el caso si no cuidamos nuestra salud bucodental durante esta etapa de la vida de la mujer.

Los cambios hormonales y microbiológicos propios del embarazo hacen que las encías de la mujer se resientan, afectando a sus vasos sanguíneos, al funcionamiento de las células del periodonto (tejido que rodea y soporta los dientes), a las bacterias de la placa y al sistema inmune local. El resultado es una encía intensamente enrojecida, que sangra fácilmente y aumenta su tamaño entre los dientes, permitiendo que haya más bacterias por debajo de ella. Es lo que se conoce como gingivitis del embarazo o gravídica y es una enfermedad muy frecuente (la sufre entre el 60 y 75 % de las mujeres, generalmente entre el tercer y octavo mes). Aunque suele desaparecer después del parto, debemos tenerla controlada para que no vaya a más.

Por tanto, es fundamental extremar la higiene bucodental durante el embarazo y, sobre todo, antes del mismo. Si antes del embarazo ya tenías las encías inflamadas, tus probabilidades de sufrir gingivitis gravídica habrán sido mucho mayores. Y si, además, no la has mantenido controlada, ha podido evolucionar hacia una periodontitis o piorrea, una enfermedad que, además de provocar inflamación, destruye el hueso que soporta el diente y, como consecuencia, aparece movilidad. Desafortunadamente, por lo general, cuando un diente presenta movilidad, el pronóstico es malo y las probabilidades de perderlo son altas.

Nuestra recomendación es que acudas a tu dentista cuanto antes para que pueda diagnosticar tu problema y ofrecerte el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades. Mientras tanto, lo único que puedes hacer es extremar tu higiene bucodental, cepillándote los dientes al menos dos o tres veces al día, durante dos minutos, y usar seda dental o cepillos interproximales al menos una vez al día. Ambos pasos (higiene dental e interdental) son indispensables.

Si en un futuro tienes intención de volver a quedarte embarazada, recuerda visitar al dentista antes y durante el embarazo. De esta forma podrás prevenir, identificar y tratar los signos y síntomas de la gingivitis gravídica. Además, los tratamientos para sanar las encías previos al embarazo son beneficiosos para tu salud y, si realizan durante el embarazo, son seguros para el feto. Es importante que sepas que una mala salud bucodental puede influir negativamente en la gestación del bebé.

Gracias por tu consulta.

Un saludo.

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Dr. Santiago Cervera

Dr. Santiago Cervera

Dr. Santiago Cervera
Odontólogo
Especialista en Periodoncia e Implantología
Clínica Cervera

Página web autor