Internet lo ha revolucionado todo, y solemos pensar que para bien. La facilidad para publicar en la Red comenzó interpretándose como una bendición, pero el ritmo de creación de contenidos es tal que cada vez se nos hace más necesario orientarnos en la niebla. La saturación y las dificultades para reconocer su fiabilidad nos exige […]