Los niños no paran. Saltan, corren, bailan, se pelean y, entre tropiezo y tropiezo, pueden sufrir un golpe en un diente de leche. Es un accidente muy frecuente entre la población infantil, más en niños que en niñas, sobre todo entre los 2 y los 4 años, que puede terminar dañando el germen de los […]