Cuenta la leyenda que los bebés roban el calcio de los dientes de las madres para poder formar sus huesos. Es una creencia popular muy arraigada, incluso suele decirse que “cada embarazo cuesta un diente”, pero ¿hasta qué punto hablamos de un mito o una realidad?