¿Duele la erupción dental en el bebé?
Éramos demasiado pequeños como para recordarlo, pero la creencia popular nos dice que de bebés lo pasamos mal cuando nos salen los dientes de leche. Suele pensarse que la erupción dental causa dolor, algo que en principio encaja si tenemos en cuenta que a partir de los 6 meses los dientes comienzan a abrirse paso a través de las encías… Pero, ¿estamos ante una realidad o un mito? Salimos de dudas con una nueva entrega de Rompemitos.

Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), ningún argumento científico avala esta creencia, mientras que sí es un hecho científico, contrastado y probado que crecer no duele. Aunque la erupción de los dientes durante la lactancia y primeros años de vida puede ocasionar alguna molestia, no es causa de llanto, fiebre o diarrea. Si se da alguno de estos casos, debemos consultarlo con el médico.

Como dice la AEPap, el sentido común y la experiencia nos dan algunas razones para asegurar que el bebé no siente dolor cuando le salen sus primeros dientes: 

  • Todos evitamos el contacto con heridas porque duelen. Si la encía estuviese inflamada, cualquier roce al succionar o morder provocaría dolor. Sin embargo, el bebé, en plena erupción dental, chupa y muerde sin presentar inconvenientes. Si la encía realmente les causara dolor, los bebés evitarían utilizar los mordedores.
  • La erupción aún continúa cuando el niño ya es capaz de quejarse y, sin embargo, no lo hace. Vinculamos el dolor con la aparición de las primeras piezas, entre los 6 y 8 meses, pero la erupción primaria no finaliza hasta los 2 ó 3 años, una edad en la que los niños ya son capaces de protestar en caso de sentir dolor al comer y al morder, pero no lo hacen.
  • No sentimos dolor cuando nos aparecen los dientes definitivos. Entre los 5 y 6 años comienzan a caerse los dientes de leche y a salir los permanentes (más grandes que los primeros). Los niños no manifiestan que este proceso sea doloroso. Además, a partir de esta edad erupcionan los primeros molares definitivos, cuya ubicación no ha sido ocupada previamente por ningún diente de leche, y lo hacen sin prácticamente ser advertidos por ellos.


La excepción: la muela del juicio
Los terceros molares o muelas del juicio, que aparecen al final de la adolescencia o en la edad adulta, sí pueden causar dolor ocasionalmente debido, por lo general, a la falta de espacio.

Por otra parte, durante la erupción dental en el bebé puede notarse cierto engrosamiento de la encía. No es ningún motivo de alarma ya que no se trata de una inflamación, sino a un aumento progresivo del volumen causado por el diente en formación. Del mismo modo, frecuentemente puede surgir en la encía un quiste de erupción, un pequeño “bulto” blando y de color transparente que desaparece espontáneamente sin causar mayores molestias.

En definitiva, salvo excepciones, el bebé no siente dolor cuando le salen los dientes, aunque sí puede sufrir algunas molestias puntuales. No existe evidencia científica que demuestre que la erupción dental cause fiebre o diarrea.

|Fotografía: Alexandre Normand|

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Bucca sana

Bucca sana

‘Bucca Sana in Corpore Sano’ es el deseo de acercar la salud bucodental a todos; un compromiso de Clínica Enrile por difundir los beneficios que están detrás de una boca sana.