Consecuencias de la anorexia y la bulimia en la salud bucodental
Un 11 % de los jóvenes españoles está en riesgo de sufrir trastornos alimentarios. Según la Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB), la franja más vulnerable se encuentra entre los 12 y los 24 años, que puede verse afectada incluso estando totalmente sana y sin problemas previos en su alimentación. Las consecuencias de la anorexia y la bulimia son físicas, psicológicas y sociales, y tienen graves reflejos en la salud de nuestra boca, algunos de ellos irreversibles si no se detectan a tiempo.

La anorexia y la bulimia son consideradas por los expertos trastornos mentales que alteran nuestra conducta ante los alimentos, ya sea por exceso o por defecto. Dada la edad en la que suelen manifestarse, frecuentemente los padres no saben que su hijo las sufre, de ahí que la visita al dentista sea fundamental ya que las consecuencias de la anorexia y la bulimia son fácilmente visibles en la salud de nuestra boca. Las citas regulares con el dentista pueden asegurar la detección precoz de estos trastornos y, por tanto, guiar a los padres en la obtención de ayuda.

Entre los efectos en la boca relacionados con los trastornos alimenticios encontramos la caries, la enfermedad periodontal o de las encías, la xerostomía o boca seca, la halitosis o mal aliento, la hipersensibilidad, úlceras… 

    • Anorexia
      Las personas anoréxicas sufren una distorsión de su imagen física que les hace verse obesas, por lo que disminuyen e incluso eliminan la ingesta de alimentos, alterando drásticamente su peso corporal. Como consecuencia, estas personas experimentan una gran carencia de nutrientes, lo que puede desembocar en problemas periodontales que debiliten los huesos maxilares que sostienen los dientes, provocando en última instancia la pérdida de estos últimos.

      La falta de nutrientes esenciales también debilita las encías y otros tejidos blandos de la boca, haciendo que sangren con facilidad. Además, las glándulas que producen la saliva tienen a inflamarse (sialoadenitis), lo que puede traer consigo xerostomía o
      boca seca, dificultando el habla y la deglución, fomentando el mal aliento y dejando al esmalte desprotegido al no tener saliva para neutralizar el ácido causado por los alimentos. Como consecuencia de todo ello, los anoréxicos, al igual que los bulímicos, tienen dientes muy frágiles y quebradizos.

 

    • Bulimia
      Las personas con bulimia siguen ciclos de ingestas excesivas con posteriores vómitos provocados. Los ácidos presentes en estos vómitos, con un pH de 2, erosionan el esmalte, fomentando la caries y afectando a la coloración, forma y longitud de los dientes, especialmente de los superiores, que presentan unos bordes muy delgados y se fisuran con facilidad. Al mismo tiempo, provoca hipersensibilidad dental.

      El debilitamiento del esmalte dependerá de su grado de mineralización y de la duración, frecuencia y concentración del ácido de los vómitos.

 

¿Cómo podemos reducir estos problemas bucodentales?

Las personas anoréxicas o bulímicas suelen descuidar su
higiene bucodental, una conducta que conviene corregir con una buena técnica de cepillado al menos dos veces al día y el uso diario de hilo dental.

Por otra parte, es muy recomendable evitar cepillarse los dientes después de vomitar ya que el ácido habrá debilitado el esmalte, haciéndolo muy vulnerable al cepillado. Para neutralizar esta acidez, previamente deben enjugarse los dientes con abundante agua o con bicarbonato.

Por último, las visitas regulares al dentista son fundamentales para poder emprender tratamientos específicos para solucionar los problemas funcionales y estéticos derivados de estos trastornos. No obstante, aunque el dentista pueda enmendar las consecuencias de la anorexia y la bulimia en la salud de nuestra boca, la prioridad es eliminar las causas de estos problemas solicitando ayuda a nuestro médico, que sabrá derivarnos al especialista correspondiente.

|Fotografía: Ashley Rose|

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Bucca sana

Bucca sana

‘Bucca Sana in Corpore Sano’ es el deseo de acercar la salud bucodental a todos; un compromiso de Clínica Enrile por difundir los beneficios que están detrás de una boca sana.