¿Cómo puede afectar la dieta vegetariana a la salud de nuestra boca?

Pasarse a lo verde tiene, como todo, sus ventajas y sus inconvenientes. Desde que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha afirmado que el consumo de carnes rojas y procesadas puede aumentar el riesgo de cáncer, muchas personas se han visto con más argumentos para plantearse seguir una dieta vegetariana o vegana o, al menos, reducir la ingesta de productos cárnicos y aumentar la de frutas y vegetales. Pero les surge una preocupación: “¿Podré darle a mi organismo todo lo que necesita o tendré un déficit de nutrientes?”. Esta misma pregunta podemos relacionarla con la salud de nuestra boca: una dieta vegetariana mal planteada puede suponer un riesgo para la salud de dientes y encías a largo plazo.

Con una dieta vegetariana bien planificada se pueden cubrir las necesidades nutricionales de una persona sana, con ventajas como la abundancia de vitaminas, minerales o fibra, por ser baja en colesterol y en grasas saturadas. Sin embargo, los vegetarianos, y muy especialmente los veganos, podrían consumir cantidades inferiores de vitamina B12, D, calcio, riboflavina, hierro, cinc y omega 3. Según un estudio de la Academia de Odontología General (AGD), llevar una dieta vegetariana estricta durante un tiempo prolongado aumenta el riesgo de sufrir enfermedades en las encías (gingivitis y periodontitis). La causa de esto sería la posible falta de vitamina D y calcio, nutrientes que los aportan alimentos como el pescado, la leche o los huevos, excluidos de las dietas veganas.

La vitamina D y el calcio actúan de forma positiva sobre la pérdida ósea y contrarrestan el aumento de la inflamación sistémica, que son dos síntomas relacionados con las enfermedades periodontales. Además, el calcio y la vitamina D se complementan el uno al otro ya que para la correcta absorción del primero necesitamos al segundo.

¿Cómo puedo contrarrestar estos riesgos?

Para que una dieta vegetariana no entre en conflicto con la salud de nuestra boca podemos seguir una serie de recomendaciones:

  • Consumir variedad de frutas, vegetales, cereales y legumbres. La leche de soja, las margarinas vegetales, las verduras de hojas verdes (como las espinacas) y los frutos secos disminuyen el riesgo de deficiencias nutricionales. Estos últimos, especialmente las almendras, son una gran fuente de calcio.
  • Tomar un multivitamínico puede ayudar a complementar una dieta vegetariana no equilibrada.
  • Exponerse al sol frecuentemente, que hará que nuestro organismo produzca vitamina D.
  • Consultar a un médico o nutricionista para asegurarnos de que en nuestra dieta no falten los nutrientes necesarios.

De igual manera, los pacientes deben informar a su dentista si llevan una dieta vegetariana u otra especial. Unos buenos hábitos de higiene bucodental, sumados a una dieta equilibrada, es la defensa más adecuada para los problemas de dientes y encías.

|Fotografía: Marianna|

 

Desarrollado por DT Author Box

Escrito por Bucca sana

Bucca sana

‘Bucca Sana in Corpore Sano’ es el deseo de acercar la salud bucodental a todos; un compromiso de Clínica Enrile por difundir los beneficios que están detrás de una boca sana.